El mejor momento para revender tu iPhone

Científicos crean ‘app’ para tratar la esquizofrenia

Síguenos en Twitter

Regiones

Nacional

Matemáticas vs desempleo

1:58 pm - Si eres de las personas a las que no les gustan las matemáticas, deberías considerar seriamente tomarles cariño, porque ...más

Ciudad

Ciudad

Ciudad

Edición Impresa
Deportes

Reclamaron fuerte a canteranos chivas en vestidor

Jesús Molina, con esperanzas de Selección

Edición impresa
Editorial

La exigencia es única: ¡JUSTICIA!

 

El asco y la impotencia que provocan brutalidad con la que se perpetraron los asesinatos de Rubén Espinoza Becerril y las cuatro desafortunadas mujeres que estaban con el, solo son superados por el desprecio con el que las autoridades toman el caso.

La impunidad es lo único que existe en México entero cuando se trata de crímenes y agresiones contra periodistas… Y contra cualquier sector vulnerable, sin las influencias para acceder a la protección de la ley.

Los desgraciados apelativos de “chismosos”, los “se lo merecen (la muerte)” que muchos lanzan en este asesinato conmueven hasta la histeria… ¿qué tipo de mexicanos son capaces de albergar en sí tanta rapacidad? Todos aquellos contaminados por lo que los malditos han enseñado en el práctica que es la política.

La prensa existe para exhibir la corrupción de los que ostentan el poder PÚBLICO. Es decir, el poder que emana y se mantiene a partir del pueblo. Los periodistas existimos, pues, para mostrarle hechos al pueblo y para que, a partir de ellos, el pueblo tome las decisiones correspondientes.

Hay unos pocos, en el ejercicio de esta noble y muy riesgosa profesión, que la hacen su pasión y no sólo trabajan sino viven para ella: Y es a ellos a quienes matan.

No a los periodistas por consigna, no a aquellos que sólo cumplen medianamente con su honesto trabajo de informar… matan a aquellos que se la creen… que creen que pueden aportar su pasión para cambiar al mundo.

¿Qué clase de bestias mataron a Rubén e infelizmente también violaron, torturaron y asesinaron a las cuatro mujeres que, al parecer, cometieron el error de estar en el lugar y momento equivocados?

¿Cómo creer en un gobierno que no protege a aquellos que viven, a veces miserablemente, para informar al pueblo?

Desde esta trinchera exigimos JUSTICIA para Rubén y las mujeres que con el fueron brutalmente asesinadas y torturadas, entre ellas Nadia Vera y Yesenia Quiroz Alfaro.

Asimismo, expresamos nuestra condena más enérgica contra todos aquellos grupos políticos que buscarán aprovechar esta tragedia para sus mezquinos intereses.

México vive una tragedia permanente y la impunidad amenaza con terminar con cualquier rastro del estado de derecho, legalidad y gobernabilidad que aún intenta sobrevivir en este país plagado de mafias de todos tipos.

En estas condiciones, guardar silencio equivale a mentir.

 

To top ↑