Oaxaca de Juárez, Oax. | |

“26 de septiembre…la noche de Iguala…lecciones para la historia”

..

Más de GeneralRaúl Castellanos

“26 de septiembre…la noche de Iguala…lecciones para la historia” (Especial)

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

Se cumplen hoy dos años de la noche de Iguala; la única “verdad histórica” valida e irrefutable es que ese día desaparecieron en términos jurídicos 43 estudiantes de la Normal “Isidro Burgos” de Ayotzinapa, 3 más murieron al ser atacados por policías locales y presuntos grupos armados y otros tres jóvenes del equipo de fútbol “Los Avispones” de tercera división cuyo autobús en mal momento y en mala hora cruzo por la zona también fueron acribillados; como en “Fuente Ovejuna” la responsabilidad de lo ocurrido es global, todos los actores políticos con más o menos grado de responsabilidad se declaran inocentes o por lo menos tratan de culpar al de enfrente y viceversa; desde esa fatídica noche, que cambio el rostro de nuestro país frente al mundo, muchas líneas ágatas se han escrito, en medios de comunicación, declaraciones, informes y versiones de lo ocurrido; la onda expansiva de culpas y complicidades alcanzó y mantiene en entredicho, por comisión u omisión a los tres niveles de gobierno, a los partidos políticos, el alcalde de Iguala y su esposa están en la cárcel, el gobernador ángel Aguirre pidió licencia, el Presidente del partido que los postulo, el PRD, Carlos Navarrete, después de haber ganado sin reclamos la elección interna organizada y avalada por el INE quedo tocado el mismo día que tomaba posesión, el ejército no ha estado fuera del debate, hay más de 110 detenidos entre policías y miembros del crimen organizado y sujetos a proceso, no han faltado organizaciones sociales y grupos que –literalmente- se montaron en el dolor para lucrar con él; y ya no hablemos de marchas, mítines, bloqueos, denuncias, mesas de análisis, foros y reuniones de autoridades con padres de los estudiantes y demás interesados que han ocurrido en estos dos años; por si algo faltara, como suele suceder, la politización de los hechos y sobre todo de las investigaciones, arrastro –incluso- a organismos tan respetables como la CIDH –Comisión Interamericana de Derechos Humanos- a través del GIEI –Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes; de todo lo ocurrido, dos hechos son –a mi juicio- los que muestra con más relevancia las contradicciones y el contraste de versiones y visiones; la “verdad histórica” del entonces procurador Murillo Karam que 4 meses cerraba el caso “los normalistas, fueron privados de su libertad, ejecutados, calcinados, triturados y arrojados al río” y el peritaje de José Torero avalado por los “expertos” internacionales , presentado a principios de septiembre de 2015  que concluyó “no existe ninguna evidencia que apoye la hipótesis generada en base a testimonios de que 43 cuerpos fueran cremados en el basurero municipal de Cocula “; ambas hipótesis  totalmente rebasadas, por si había duda, por tres hechos recientes, de la pasada semana; primero, la PGR anuncio “por ser lo más pertinente” un quinto peritaje; segundo, Vidulfo Rosales abogado de los padres, aseguro que les han informado de 80 fosas con cuerpos humanos, en las que habrá que indagar; y tercero, el más relevante, el Presidente Peña en entrevista con Ciro Gómez Leyva, reitero varias veces que la investigación sigue abierta, dijo textual “la autoridad, la PGR, tendrá que arribar a una conclusión”, lo que en buen romance le da cristiana sepultura a la “verdad histórica” de Murillo; hasta aquí los datos duros, vamos a la prospectiva, el Presidente, a pregunta directa de Ciro, respondió con énfasis y endureciendo la voz, que los hechos de Iguala “no son un crimen de Estado” y yo coincido, Crímenes de Estado, son los que comete Al Assad, bombardeando con armas químicas Alepo; pero si muestran el peor rostro de un “Estado Fallido”, sumido en la peor crisis de violaciones a los Derechos Humanos, cuyo origen y responsabilidad se ubican en los gobiernos de Fox y sus complicidades y Felipe Calderón y su guerra, ello nos lleva a  concluir; la crisis de Derechos Humanos que padece el Estado mexicano y que no ha decidido reconocer, comenzará a subsanarse cuando la memoria deje de ser su primer enemigo y se convierta en el eje rector; cuando ese día llegue podrá verbalizarse la dimensión de lo arrancado y con ello la instrumentación de una política real de la memoria y del respeto y preservación de los Derechos Humanos; pero también nos cuestionamos ¿cómo desarrollamos protocolos de búsqueda para desaparecidos? de muchos han trascurrido años sin saberse su paradero, ¿Qué ha sido de sus familias, sus jóvenes, sus adultos mayores, los huérfanos, las viudas, los deudos? ¿Qué secuelas estructurales presentan los municipios azotados por la impunidad? ¿Cómo reinsertar a la legalidad a todos aquellos que vivieron del crimen? ¿Cuántas fosas hay en el país desde la otra guerra, la Guerra Sucia?; todo esto es una tarea titánica y muy dolorosa que solo puede darse desde el Estado, lamentablemente no parece haber voluntad; pero además este escenario es para una etapa de post conflicto, hoy la guerra sigue; es una guerra económica entre grupos criminales para obtener rentas al margen de la legalidad y del Estado ¿es la antesala de una guerra política contra el Estado? ¿ya aconteció o está aconteciendo y no nos dimos cuenta? ¿Quién ganó?…son preguntas…hoy no les puedo pedir que la pasen súper, es día de duelo, de luto, ¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?..

 

RAUL CASTELLANOS HERNÁNDEZ / RCmultimedios.mx / @rcperseguido

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

EN LAS REDES