Oaxaca de Juárez, Oax. | |

En Río, última carrera de Marieke Vervoort antes de eutanasia

..

Más de Deportes

marieke-vervoort
En Río, última carrera de Marieke Vervoort antes de eutanasia (Especial)

.Share on FacebookTweet about this on Twitter
La atleta belga se despedirá del deporte en los Juegos Paralímpicos de Río y ya ha firmado los papeles para someterse a la eutanasia

La atleta belga Marieke Vervoort anunció que después de competir en los Juegos Paralímpicos de Río se someterá a la eutanasia debido a la enfermedad degenerativa que padece.

Vervoort tiene 37 años y ya sabe dónde quiere que sus cenizas sean esparcidas. Tiene dos medallas olímpicas y convive con su perro llamado Zen del que no se separa. Ella también tiene la mitad inferior del cuerpo paralizado, una visión reducida al 20% y dolores que le impiden dormir tranquilamente.  Aún no sabe la fecha precisa para realizarse la eutanasia, pero ya tienen los papeles.

ldq8049

La belga competirá en las pruebas de velocidad de 100 y 400 metros e intentará repetir la medalla de oro ganada en Londres 2012, la cual estuvo acompañada de un récord paralímpico y volverá a competir con su gran rival, la canadiense Michelle Stilwell.

Ya ha decidido que los Juegos serán su último reto deportivo y dice que su cuerpo le dirá cuando es el momento de dejar de vivir. Por lo pronto, ella no se pierde ningún entrenamiento a pesar del dolor que sufra.

wielemie-en-zenn

Su vida no siempre fue así, su travesía comenzó a los 14 años cuando sufrió una dolorosa inflamación en un pie y después se extendió a las rodillas. A los 20 años comenzó a usar silla de ruedas, abandonó sus estudios y su sueño de ser profesora de guardería. De ahí comenzó en el deporte, primero fue el basquetbol, después el triatlón hasta llegar al atletismo, el cual le dio la gloria olímpica.

En Bélgica, la eutonasia está autorizada desde 2002, sólo para los pacientes que tengan una situación médica sin salida y que padezcan de un sufrimiento físico o psíquico constante e insoportable y que sea resultado de afección accidental o patológica grave y sin cura.

Sus amigos y familiares aceptaron su decisión, sin tratar de convencerla, eso sí, ella tuvo que convencer al psiquiatra que su decisión no era tomada en base a un estado de ánimo puntual, además tuvo que comprobar que sus dolores eran intensos con tres doctores para que pudiera realizar el trámite.

marieke-vervoort

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

EN LAS REDES