Oaxaca de Juárez, Oax. | |

“Exijo mi libertad”, la declaración del acusado fabricado en el caso Brad Will

..

Más de Regiones

cesar-osorio-ortega
“Exijo mi libertad”, la declaración del acusado fabricado en el caso Brad Will (Especial)

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

Lenin Emilio Osorio Ortega fue detenido el 23 de mayo de 2012 como presunto responsable del homicidio del periodista estadounidense; cuatro años después su expediente es reabierto tras resultar falsos dos testimonios que lo inculparon en un caso que fabricó el ex procurador Manuel de Jesús López

CARLOS ALBERTO TORRES

Custodiado por dos policías, esposado, descendió del vehículo de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), Lenin Emilio Osorio Ortega, acusado por el Gobierno del Estado como presunto responsable de la muerte del periodista estadounidense Bradley Roland Will, asesinado el 27 de octubre del 2006, durante un enfrentamiento entre profesores de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), militantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) y policías estatales y municipales en la calle de Calicanto, en Santa Lucía del Camino.

Fueron poco más de cien metros los que pisó el preso, de la entrada del Centro de Readaptación Social de Ixcotel a la mesa del juzgado segundo de lo penal con sede en Santa María Ixcotel, en el trayecto el detenido volteó constantemente, sonrió al ver a su hermano César, quien ha seguido el caso desde su detención la madrugada del 23 de mayo del 2012.

En sus manos lleva un folder arrugado color azul, donde trasportaba su posicionamiento y el discurso que dio a conocer a los medios de comunicación una vez que el juez primero federal del distrito del centro auxiliar de la segunda región con sede en Cholula, Puebla, Pedro Arroyo Soto, ordenara la apertura del caso por falta e inconsistencia de testimonios.

En el juzgado segundo de lo penal solo se ve a su hermano -el abogado del caso- y reporteros, pero ninguno de los integrantes del Comité Ejecutivo Sectorial de la Sección 22, a pesar de que el padre de Osorio fue maestro, al igual que él.

“A mí me detuvieron el 23 de mayo. Yo salí a correr cuando agentes estatales me detienen comandados por el entonces procurador Manuel de Jesús López López, quien dio la orden para que se me iniciara este proceso injusto”, indicó en la primera entrevista que dio a los medios de comunicación desde su detención.

Con voz fuerte, Osorio Ortega aclaró que ya no existe ningún lazo con la gremial, pues los sindicalistas le dieron la espalda y se deslindaron del caso dejándolo solo en todo este proceso que lleva ya cuatro años y cuatro meses.

Lenin Osorio señaló al Gobierno del Estado y al ex procurador de justicia de haber armado este caso para inculparlo por el deceso del periodista.

“Tratan de justificar con mi persona, incriminándome en algo que no cometí, no, y por eso estoy acá para aclarar eso y se me dé libertad”, responde tratando de manotear en el aire, sin embargo no lo logra pues las esposas le impiden separar las manos.

Desde su detención muchos de los derechos del ex docente de la Sección 22 como las visitas fueron suspendidas, además de que ningún medio de comunicación tuvo acceso para entrevistarlo, sostuvo el hermano del inculpado.

Lenin informó que en caso de que se le fincaran responsabilidades podría pasar de 35 a 40 años en la cárcel por el delito de homicidio calificado.

“Es una injusticia quiero, exijo mi libertad, quiero mi libertad”, expresa enérgicamente.

El pasado 23 de octubre de 2012, el fiscal de Delitos de Trascendencia Social de la Procuraduría de Justicia de Oaxaca, Samuel Castellanos Piñón, sentenció como caso cerrado la acusación contra Osorio Ortega, quien de acuerdo con las indagatorias es responsable único del homicidio. Ante esto sus familiares interpusieron una serie de amparos para solicitar que se reabriera el caso, sin embargo hasta el 4 de agosto un juzgado federal en Puebla otorgó el beneficio justificando que dos testimonios aceptados en primera instancia eran falsos.

De acuerdo con el resolutivo del amparo, las declaraciones de José Manuel García Aquino, quien aseguró haber visto al acusado portando un arma de fuego y cómo la bala calibre 38 milímetros se impactó con el cuerpo del fotoperiodista, resultaron falsas.

García Aquino asegura haber escuchado un disparo, cuando contra el cuerpo del periodista se incrustaron dos proyectiles.

Al igual que José García, el testigo Jaime García González, aseguró haber visto al acusado portar el arma y ver que el disparo cobró la vida del Brad Will, sin embargo en ninguno de los registros fotográficos ni de video existe evidencia que compruebe que estuvo en el lugar de los hechos.

Eran las 9:40 de la mañana, los abogados se encontraban ya en la mesa y Lenin terminaba su discurso asegurando que es inocente, acto seguido se dirigió al escritorio donde tomó asiento y escuchó atento su expediente, comenzando ahora un nuevo maratón, pues tiene una semana para demostrar su inocencia, salir de la cárcel y tratar de rehacer su vida.

29-Agosto-2014

Forense desmintió

a la Procuraduría

El procurador del estado, Joaquín Carrillo Ruiz, se deslindó del caso del homicidio de Brad Will. El funcionario señaló que la detención de Lenin Osorio se logró tras un largo proceso de investigación de más de un año, “bajo el compromiso de no dejar impunes los crímenes del 2006; por ello, el gobierno estatal decidió atraer nuevamente el expediente que se encontraba en la Procuraduría General de la República”.

Entonces aseguró que el juez segundo de lo penal recibiría todas las aportaciones presentadas por el agente del Ministerio Público y las pruebas del ofendido.

Previo a sus declaraciones, el médico forense que dictaminó sobre el caso, Gerardo Anastasio Ramos García, dijo  que los dos disparos que mataron a Brad Will la tarde del 27 de octubre de 2006 fueron realizados a una distancia de entre 15 y 70 centímetros, y no a larga distancia como lo señaló la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

El forense aseguró que Lenin Emilio Osorio Ortega, preso en el penal de Cuicatlán acusado de este homicidio, no era el asesino del camarógrafo estadunidense, sino un “chivo expiatorio” de la PGJE.

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

EN LAS REDES