Oaxaca de Juárez, Oax. | |

Laura, víctima de trata, un delito que se comete a la vista de cientos en Oaxaca

..

Más de Ciudad

victimas-trata
Laura, víctima de trata, un delito que se comete a la vista de cientos en Oaxaca (Especial)

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

Jazmín Morales

El miedo a sus padres tanto como la ineficacia de las autoridades estatales y municipales de Oaxaca y su deseo de juntar el suficiente dinero para viajar hacia Estados Unidos convirtieron a “Laura” en víctima de explotación sexual, a los ojos de decenas de oaxaqueños que visitaban el bar de Santa Lucía del Camino donde era obligada a prostituirse.

Originaria de Guatemala, Laura veía multiplicarse sus temores: temía ser deportada por el gobierno mexicano si era encontrada; temía que si volvía a su país sus padres la lapidarían por haber perdido la virginidad no con uno, sino con un centenar de hombres durante su intento por lograr el sueño americano.

Los encargados del lugar, pese a que nunca la obligaron a permanecer entre las paredes del prostíbulo, amenazaban a Laura con denunciarla ante el gobierno y con contarle a sus padres del trabajo que hizo por más de siete meses.

La mujer que por años se encargó de cuidar que ningún cliente tocara a las muchachas, relata vía telefónica que la primera noche de Laura en el lugar causó impacto por la inocencia, preocupación y dolor de su mirada.

Una noche del mes de septiembre la encontró en inmediaciones de la central de abastos buscando un lugar para dormir; al verla en una esquina con una pequeña mochila, la ex encargada del bar prefirió llevarla consigo al cuarto que compartía con dos mujeres.

“Con ella fuimos cuatro mujeres en un pequeño cuarto donde las carencias eran extremas, pero su afán por llegar a Estados Unidos y la esperanza de ayudar a sus padres y seis hermanos hizo que tomara la mejor decisión, trabajar en Oaxaca.

“Fue buena decisión que se pusiera a trabajar pero su desesperación por obtener dinero de manera más sencilla, hizo que se integrara al trabajo en el bar, donde perdió la chispa, la luz y esperanza de regresar a su país”.

La primera noche

“Nunca olvidaré la primera vez, la primera noche en que desconsolada nos miró y soltó su llanto después de haber mantenido intimidad con cinco hombres que la hicieron sangrar, otros más que la esperaban pero con los que ya no pudo estar.

“Fueron cerca de mil pesos los que obtuvo, creo que eso era lo que la mantenía de pie para seguir y nunca regresar a Oaxaca, donde decía que había perdido y ganado todo”.

Laura no comía, no se compraba ropa ni gastaba en otras cosas, ahorraba para huir de su mayor pesadilla, fueron meses duros pero cuando se acercaba diciembre, decidió que abandonaría el lugar, fue en ese momento cuando las amenazas de deportarla comenzaron.

El hombre que se dedicaba a sacar a los borrachos del bar cuando pretendían propasarse con las mujeres se enteró de que Laura estaba por irse y comenzó a hacerle creer que estaba sola, que sus papás nunca la perdonarían si regresaba y que en cuanto lograra abandonar el país sería deportada. Ella le creyó.

“Eran muchas opiniones, lo mejor era regresar a su hogar con lo mucho o poco que tenía de ahorros pero siempre fue imposible controlarla, lloraba siempre, su interior, su imagen había cambiado y ella lo sabía”, cuenta la mujer.

“Fue lógico que los dueños no quisieran que se fuera, era joven, su inocencia llamaba a más hombres a llegar a consumir al lugar y las ventas incrementaban”.

¿Qué pasó con Laura?

“No lo sé, mi esposo regresó del norte (EU) a Tlacolula, de ahí soy yo y regresé a mi casa”, indicó la mujer de 49 años.

Recordó que abandonó a Laura a principios de enero de 2014 y tardó en regresar al lugar, sin embargo, cuando lo hizo, solo quedaba un inmueble abandonado y sin presencia humana que pudiera informarle sobre el paradero de las jóvenes que acostumbraban vivir ahí.

“Ya no eran cuartos, eran locales de casetas telefónicas y no pude volver a ver a ver a nadie, no supe qué fue de esa niña de Guatemala hasta hace seis meses en que encontré por la central a otra compañera y me aseguró que todas, sin excepción, se encuentran por las tardes y noches en Zaragoza, pero a Laura, tenía dos semanas sin haberla visto”.

95 víctimas

De acuerdo con el fiscal general de Oaxaca, Joaquín Carrillo Ruiz, en operativos donde participan las policías Federal, Estatal y la Agencia Estatal de Investigaciones se ha logrado liberar a 95 mujeres víctimas de explotación sexual.

“Han sido liberadas alrededor de 95 víctimas de estos actos, provienen de cuatro estados en particular, entre ellos Tlaxcala, Puebla y Veracruz”, señaló el funcionario.

En este sentido, explicó que también han sido encontradas menores de edad que intentaban llegar a Estados Unidos.

De acuerdo con la Ley para Prevenir y Sancionar la trata de personas, “comete un delito de trata de personas quien promueva, solicite, ofrezca, facilite, consiga, traslade, entregue o reciba, para sí o un tercero, a una persona, por medio de la violencia física o moral, engaño o el abuso de poder para someterla a explotación sexual, trabajos o servicios forzados, esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud y servidumbre, o a la extirpación de un órgano, tejido o sus componentes”.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 63 de cada cien mujeres de entre 15 años y más sufren algún tipo de violencia emocional, física o sexual que con el tiempo incrementa de nivel y puede llegar al sometimiento.

Prevalece la

impunidad

Aun cuando existen diversos programas que imparten las autoridades de los tres niveles de gobierno para prevenir y evitar la violencia contra la mujer, ésta es una práctica que se extiende en todo México, indicó la representante del Consorcio para el Diálogo y Equidad de Oaxaca, Yésica Sánchez Maya.

“En Oaxaca hay autorización para matar a las mujeres y no pasa nada, debe actuarse de manera puntual para evitar que la violencia siga y las mujeres dejen de ser violentadas.

“Nadie se atreve a hablar de trata de mujeres, un tema que debe ser tratado de manera muy cuidadosa pero si las autoridades no hablan de violencia, de solución a los casos de feminicidio, mucho menos se interesan en recuperar a mujeres que son obligadas a realizar trabajos sexuales y que se encuentran escondidas.

“Hay un desafío fuerte para la Fiscalía en el sentido de que no ha logrado parar el tema de la violencia contra las mujeres y eso se mira más con el aumento de la violencia, descomposición del tejido social y las negligencia del Gobierno del Estado que genera el clima de violencia contra las mujeres, sin garantizar el estado de derecho y una vida digna sin violencia”, finalizó.

 

 

2.5 millones

de víctimas de trata al año en el mundo

negocio ilícito más rentable del mundo

32 mil mdd

las ganancias generadas por este delito en el mundo

20 víctimas

sin identificar por cada víctima identificada

48%

son víctimas de explotación sexual

36%

son víctimas de trata para objeto de trabajo forzoso

59%

son mujeres mayores de edad

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

EN LAS REDES