Oaxaca de Juárez, Oax. | |

“Mancera…y la maldición de la llorona”

..

Más de GeneralRaúl Castellanos

macnera
“Mancera…y la maldición de la llorona” (Especial)

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

Raúl Castellanos

Recién en la Serie Mundial, los Cachorros de Chicago superaron la maldición de la cabra, que desde 1908 les impedía ganar el clásico de otoño; en la Ciudad de México, como es de suponerse son muchas las leyendas que circulan, desde la del violinista del palco 33 del Palacio de Bellas Artes hasta la muy conocida de la “Llorona”, una mujer vestida de blanco que en punto de las dos de la mañana recorre sus calles gimiendo aterradoramente, sin consuelo ni descanso después de haber invocado la muerte para don Nuño de Montes Claros, un político apuesto que la engaño en amores y que en versión de un amigo historiador impide que cualquiera que gobierne la Ciudad de los Palacios alcance la presidencia de la república; lo cierto es, que más allá de lo anecdótico, maleficio o no, nadie que ocupe o haya ocupado el antiguo Palacio del Ayuntamiento ha logrado llegar a la “Silla de Krauze” –versión Peña Nieto FIL de Guadalajara-; veamos, remontémonos a 1935, Aarón Sáenz, Gobernador del Distrito Federal, antes ya había sido de todo, Gobernador de Nuevo León, Secretario de Relaciones Exteriores, de Educación Pública, de Industria y Comercio, fundador de Banca Confía y Mexicana de Aviación, dicen que fue el “Camacho” de su época al mediar en la Guerra Cristera, no llego porque, también “dicen” lo grillo don Plutarco; Javier Rojo Gómez, hidalguense como “andobas” que hoy la quiere desde Gobernación, fue diputado local y federal, senador, líder de la CNC, embajador en Japón, Gobernador de su natal Hidalgo y de Quintana Roo, en su tiempo fundo un poderoso grupo similar al de Atlacomulco y en su momento estelar ocupo la Jefatura del Departamento del Distrito Federal desde donde aspiro a la presidencia, no se le hizo; Fernando Casas Alemán, Regente de la Ciudad de México hasta 1952, senador, embajador en varios países, veracruzano de origen de donde fue gobernador sustituyendo a Miguel Alemán Valdés quien pidió licencia para sumarse a la campaña presidencial de Manuel Ávila Camacho, comentan los que aseguran saber cómo se llevan los nacidos en la tierra donde “hacen su nido las olas del mar”, versión el “flaco de oro” Agustín Lara, que la perdió porque “entre veracruzanos no se leen la mano”, vaya usted a saber; ya pasados los cincuenta del siglo pasado, llego a la Jefatura del Distrito Federal, Ernesto P. Uruchurto, lo fue de 1952 a 1966, con Ruiz Cortines, López Mateos y los dos primeros años de la presidencia de Díaz Ordaz;  es larga la lista de aciertos de Uruchurto, sin embargo, ya en los prolegómenos de la lucha sucesoria fue reemplazado por Alfonso Corona del Rosal, el predilecto, vamos el “candidato” de Don Gustavo, lo coloco ahí para quitarle la “apariencia” de General, que lo era; en esas andaban cuando se les atravesó el Movimiento Estudiantil del 68 y todo cambio; Echeverría designo a Alfonso Martínez Domínguez en 1970, un político al más clásico estilo de la época que aspiraba a la “Grande”, pero, siempre hay un “pero” que pesa, Don Luis nunca le perdono haberse “acuartelado” esperando la orden de Díaz Ordaz para relevarlo de la candidatura por el minuto de silencio en la Universidad de Michoacán y le armo el 10 de junio obligándolo a renunciar; luego vino Hank González, quien además de la bendición de López Portillo lo tenía todo, carisma, amarres y mucho “cash”, bueno casi todo, solo le faltaba ser hijo de mexicanos como lo establecía el 82 constitucional; le siguió Ramón Aguirre, que también anduvo en la “pasarela” organizada por el PRI de Miguel de la Madrid; a Aguirre lo marcaron tres terremotos, los dos de septiembre de 1985 y el del 6 de julio del 88, que Salinas de Gortari le cobro de muy mala manera; pasada la crisis de la calificación presidencial,  Manuel Camacho, asumió la ya Regencia del DF, es tal vez el que más cerca estuvo, amigo, cuasi hermano de Carlos Salinas desde la Universidad, con quien confesaban ambos “compartieron sueños y pequeñas y grandes batallas”, ¿Por qué perdió? Es una larga e interesante historia; así llegamos a 1997, con el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas que pierde por tercera vez la elección presidencial en el 2000, a quien sustituyo como interina Rosario Robles, que no deja de ser un activo potencial para aspirar; luego vendrían Andrés Manuel, que en su  tercer intento puede romper el maleficio y en el inter Marcelo Ebrard, que también lo intento con más pena, mucha más pena que gloria; finalmente ahí está, Miguel Ángel Mancera, el actual Jefe de Gobierno, a quien al día de hoy la “Llorona” parece perseguirlo en las encuestas…¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?…

 

RAÚL CASTELLANOS HERNÁNDEZ / RCmultimedios.mx / @rcperseguido

 

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

EN LAS REDES