Oaxaca de Juárez, Oax. | |

ONU, renovarse o morir

..

Más de General

533129
ONU, renovarse o morir (Especial)

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

A pesar de los múltiples retos que enfrenta la humanidad, no habrá que esperar mayores resultados de la pasarela de jefes de Estado y de gobierno que tendrá lugar a partir de esta semana en Nueva York bajo el auspicio de Naciones Unidas.

“No hay que esperar demasiado del encuentro, porque nada sustancioso saldrá del mismo. La Asamblea General de la ONU ha terminado por convertirse en un circo que vemos cada año y en el que sólo escuchamos discursos de los líderes mundiales”, dice Dick Leurdijk, experto del Instituto de Relaciones Internacionales de Países Bajos, Clingendael.

“Ciertamente habrá énfasis sobre la amenaza que representa el Estado Islámico (EI), sobre la crisis en Medio Oriente y otros problemas globales, pero será sólo discurso sin mayores resultados”, continúa. El investigador sostiene que el principal órgano deliberativo de la ONU se ha desgastado a tal nivel, que nada cambiaría a nivel global si estas reuniones no se llevaran a cabo todos los años.

La incapacidad de la Asamblea General para aportar a cuestiones importantes relacionadas a la paz y la seguridad no es un problema aislado, es parte de la crisis por la que pasa una institución establecida tras la Segunda Guerra Mundial y que no ha sido actualizada para hacer frente a los desafíos del siglo XXI. Leurdijk asegura que la estructura de Naciones Unidas es obsoleta y no está diseñada para satisfacer los intereses de la colectividad.

Además enfrenta enormes limitantes para ir más allá de los señalamientos de condena, como ocurre en el caso de graves violaciones a los derechos humanos y tratar de coordinar la respuesta conjunta a cuestiones como el cambio climático y las emergencias sanitarias causadas por virus o desastres naturales.

UN MUNDO DISTINTO

“La ONU ha terminado por convertirse en una institución vieja que opera con una estructura anticuada e incapaz de dar respuesta al mundo actual. Hay una gran necesidad por revitalizar el sistema de Naciones Unidas y por reestructurar el Consejo de Seguridad, porque más allá de unos cuantos retoques con la creación de unas cuantas nuevas instituciones no ha habido cambios, especialmente en los ámbitos de paz y seguridad”.

“Creo que hemos llegado a la situación en la que debemos ser honestos y preguntarnos si el mundo puede funcionar sin la ONU. Y he llegado a la conclusión de que sí, el mundo sería capaz de encontrar nuevas formas para seguir adelante, debido a que las capacidades de la ONU son extremadamente limitadas dada la estructura política internacional actual”.

Son múltiples los problemas que enfrenta esta organización de más de siete décadas de antigüedad, comenzando por su estructura. Desde su inicio, deciden sobre el futuro del planeta los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad: Francia, Gran Bretaña, China, Rusia y Estados Unidos, principalmente estos dos últimos. La ONU arrancó como un proyecto de 51 naciones y al paso de los años ha ido creciendo hasta sumar 193. Otra crítica recurrente contra el organismo es su tamaño: para algunos ha crecido de manera desproporcionada, dificultando la coordinación y el manejo eficiente de los recursos.

Cuenta con 15 organismos autónomos especializados, 10 programas y fondos, cinco institutos de investigación, cinco comisiones regionales, entre numerosos comités, foros e instancias conexas; muchas de ellas criticadas por ser redundantes e ineficaces, como el Consejo Económico y Social (ECOSOC), de acuerdo con un estudio elaborado por Wanda van Genderen, del departamento de políticas exteriores del Parlamento Europeo.

Igualmente se le cuestiona la ausencia de procedimientos democráticos en el nombramiento de altos mandos, como el del propio secretario general, cuyo proceso de elección “es obsoleto, no es transparente y es dominado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, quienes usan su poder de veto en las negociaciones secretas hasta ponerse de acuerdo”, sostiene un estudio de la Fundación alemana Friedrich Ebert elaborado por Volker Lehmann.

No todos tienen una visión tan crítica de la ONU. En entrevista, Jan Wouters, director del Centro de Estudios sobre Gobernanza Global de la Universidad de Lovaina, reconoce que el Consejo de Seguridad no refleja el estado de las relaciones internacionales actuales, pero añade que “en muchos campos la ONU ha evolucionado a un ritmo constante para mantenerse al día y responder a retos nuevos de la agenda internacional”.

Como ilustración, habla sobre la creación de la ONUSIDA, en 1992, para responder a la epidemia del virus y la adopción de los Objetivos del Milenio en 2000, así como de los dos mayores logros de la administración de Ban Ki-moon: la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo contra el Cambio Climático de París, ambos adoptados en 2015. No son, dice, aspectos glamorosos, pero sí “un trabajo esencial”.

Más allá de impulsar la gran reforma, para Wouters el reto principal del sucesor de Ban Ki-moon es contrarrestar la creciente tendencia hacia el nacionalismo en perjuicio del multilateralismo. “Será crucial para mantener los viejos y nuevos poderes a bordo, y asegurarse de que la ONU siga siendo una plataforma global para resolver las diferencias de manera pacífica”, indica.

También deberá encontrar la fórmula para que los países impuntuales cumplan con sus contribuciones prometidas y brinden mayor apoyo a las operaciones de paz. Un cuarto desafío será mejorar la rendición de cuentas y la eficiencia dentro del sistema de la ONU.

“Si bien la ONU puede ser muy eficaz en la lucha contra desafíos a largo plazo, la lenta respuesta a situaciones de crisis menoscaban su reputación, al igual que recientes escándalos… como los abusos sexuales cometidos por cascos azules”.

Además de la elección del nuevo secretario general, el internacionalista prevé para este 71 periodo de sesiones, que la Asamblea General gestione el inicio del proceso de implementación de los objetivos de desarrollo sostenible, aborde el tema de los grandes movimientos de refugiados y migrantes y la labor del Grupo de Trabajo para avanzar en las negociaciones de desarme nuclear.

de Barack Obama

La última Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidos (ONU) de Barack Obama será especial para el presidente de Estados Unidos. Será el fin de una era de una nueva política exterior estadounidense y Obama aprovechará el púlpito para hacer un repaso a todo lo que ha hecho durante casi ocho años como inquilino de la Casa Blanca.

El legado internacional del presidente de Estados Unidos tiene puntos álgidos en el deshielo con Cuba, el acercamiento a Birmania y el giro hacia el sudeste asiático.

El acuerdo sobre el programa nuclear de Irán, alcanzado junto a otras seis potencias internacionales, demuestra que ha intentado cumplir su promesa de dialogar con antiguos enemigos de la potencia estadounidense.

En cambio, Obama dejará la Casa Blanca en medio de una renacida tensión con Rusia y su presidente, Vladimir Putin, quien regresó al poder en 2012 y acabó con los intentos de limar asperezas entre dos viejos enemigos de la Guerra Fría, que es probable que tengan que unir sus fuerzas para enfrentarse al terrorismo en Medio Oriente. Asimismo, la relación con un aliado clave en esa zona, Israel, no pasa por su mejor momento, a pesar de la firma de un nuevo convenio militar.

Con todo ese bagaje, desde la Casa Blanca ya se ha anunciado que el presidente de Estados Unidos aprovechará el púlpito de la Organización de las Naciones Unidas no sólo para llevar a cabo un balance, sino para reivindicar los avances que ha hecho el mundo y la tendencia hacia un nuevo orden internacional, basado en el diálogo y la cooperación entre países, premisas innegociables para hacer frente a los retos globales.

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

EN LAS REDES