Oaxaca de Juárez, Oax. | |

Padres de los 43 piden ayuda a ONU

..

Más de Nacional

ayot2
Padres de los 43 piden ayuda a ONU (Especial)

.Share on FacebookTweet about this on Twitter
Viajarán a Suiza para solicitar apoyo del organismo internacional

Ciudad de México.- Familiares de los normalistas de Ayotzinapa preparan un viaje a Europa para solicitar apoyo de las Naciones Unidas, en vísperas del segundo aniversario de la desaparición de los 43 en Iguala, Guerrero.

Cada vez es más frecuente que familiares de desaparecidos o víctimas de tortura en México establezcan contacto con organizaciones gubernamentales y civiles en Europa, con la esperanza de encontrar en éstas el apoyo que no han logrado obtener en las autoridades de su propio país.

Naciones Unidas recibirá a los padres de los normalistas, acompañados por miembros del Centro de Tlachinollan,  así como atendió durante esta semana, en su sede de Ginebra, Suiza, a los representantes de Enrique Guerrero, Damián Gallardo, Pedro Celestino Canché, Librado Jacinto Baños y Nestora Salgado, por cuyos casos el organismo internacional emitió cinco opiniones por detenciones arbitrarias e irregularidades en los procesos penales.

Entre las reuniones que los familiares sostuvieron con la ONU se revisó el estatus de estos cinco casos, y representantes de Noruega, Finlandia y Alemania asesoraron a las víctimas sobre cómo conseguir que el gobierno federal valide las opiniones oficiales que el organismo internacional ha emitido desde diciembre 2015.

“Vinimos hasta Europa para generar ruido. Tuvimos que salir de nuestro país para que voltearan a ver el caso de mi hermano, Enrique, quien está preso en un penal de máxima seguridad desde hace tres años y sufrió tortura por parte de los policías federales, porque en México estos casos nunca generan una respuesta oficial, a pesar de las recomendaciones que la propia ONU ha hecho”, afirmó a Excélsior, Manuel, hermano de Enrique Guerrero Aviña, cuyo caso fue revisado por la ONU.

Respecto a la situación de Enrique Guerrero, la ONU solicitó su inmediata liberación, atención médica y resarcimiento del daño. Sin embargo, el gobierno continúa sin dar respuesta alguna.

La única aproximación del gobierno federal con este caso fue la vez que Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, en una entrevista con una revista de circulación nacional, aceptó que entre los ocho casos de tortura que sucedieron durante este sexenio estaba precisamente el de Enrique Guerrero.

ayot1

Además de las asesorías, los representantes el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de Naciones Unidas recomendaron a Manuel Guerrero, que se mantuviera en comunicación con ellos para actualizarlos sobre el caso de su hermano, debido a que el gobierno no se ha pronunciado oficialmente al respecto.

– Rolando Aguilar

“Nos dijeron que es importante que nosotros estemos en contacto con ellos para que les demos una actualización del caso. Y que insistamos al gobierno mexicano que nos digan qué han hecho sobre las recomendaciones, pero hasta ahora no ha habido acciones oficiales”, explicó Guerrero.

Además, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de Naciones Unidas sigue sin obtener respuesta del gobierno federal a su solicitud para visitar México en 2017.

Exigen video de seguridad del día de la desaparición en Iguala 

Un grupo de normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, acompañados de alumnos  de otras escuelas Normales del estado, llegaron hasta las instalaciones del Tribunal Superior de Justicia, que se encuentran en el zócalo de Chilpancingo, para exigir la entrega del video de las cámaras de vigilancia de Iguala, del 26 de septiembre de 2014, día de la desaparición de 43 de sus compañeros.

Unos 300 jóvenes llegaron hasta el Tribunal a bordo de camiones de pasajeros, pintaron leyendas en la fachada del edificio y pegaron fotos de los 43 normalistas desaparecidos.

Luego de realizar esta acción llevaron a cabo un mitin, en el cual participaron los familiares de los 43 jóvenes desaparecidos. Ahí, exigieron su presentación con vida y anunciaron que continuarán con sus movilizaciones en los próximos días.

El abogado de los padres de los desaparecidos, Vidulfo Rosales, afirmó que la expresidenta del Poder Judicial, Lambertina Galeana Marín, destruyó los videos, argumentando que sólo contenían imágenes borrosas.

En tanto, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, envió un mensaje a los familiares de los 43 jóvenes desaparecidos y a los normalistas de Ayotzinapa, asegurándoles que la violencia no resuelve ningún problema.

Cuando se le preguntó si se presentará alguna demanda en contra de los normalistas por los hechos vandálicos del pasado jueves en Iguala, señaló: “el Poder Judicial hará lo que le corresponda; yo tuve la oportunidad de hablar con el presidente del Tribunal y dijo que ellos están haciendo el recuento de los daños que se hicieron… habrá, en su momento, una denuncia del Poder Judicial”.

El mandatario también hizo un llamado a los normalistas y a los maestros de la CETEG, que se unirán a las protestas por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, a que se manifiesten de forma pacífica.

– Rolando Aguilar

marcha-ayotzinapa4

Vandalismo

El pasado jueves, estudiantes de Ayotzinapa, acompañados de normalistas de otras escuelas, causaron destrozos en el Palacio de Justicia de Iguala, lanzaron bombas molotov y bloquearon la carretera federal Iguala-Acapulco.

Esto en demanda de que el Tribunal Superior de Justicia entregue unos videos de su sistema de vigilancia que pudieran aportar pruebas sobre lo ocurrido en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, hace dos años.

Ordeña dejaba $10 mil diarios a normalistas

Una de las practicas más comunes que tenían los normalistas de Ayotzinapa para conseguir recursos era la de pararse en la carretera, detener a los autobuses de pasajeros y ordeñarlos, es decir, sacarles diesel y colocarlo en garrafas de 50 litros, mismas que, después, revendían.

Cada garrafa la vendían en 500 pesos; normalmente a cada autobús le extraían dos garrafas, 100 litros. Los normalistas llegaban al lugar que habían escogido para hacer la ordeña, se colocaban sobre la carretera, formando una valla humana y, así, obligaban a los autobuses a detenerse.

Mientras unos extraían el diesel, otros se subían al camión y boteaban, diciéndoles a los pasajeros que eran estudiantes de bajos recursos de la Normal de Ayot-zinapa, que necesitaban comprar comida y por eso pedían cooperación. Esas prácticas, que realizaban principalmente los fines de semana, les dejaban mínimo diez mil pesos por día.

Generalmente llevaban a cabo esta actividad en la carretera federal Chilpancingo-Iguala. Ponían retenes en la desviación a Xochipala (Casa Verde), a sólo 20 minutos de Chilpancingo; en Mezcala y, en algunas ocasiones, a unos kilómetros de Iguala.

Otro de los puntos donde también se colocaban era en Atoyac, sobre la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo.

Que los normalistas utilizaran vallas humanas para detener a los camiones a los que ordeñaban tuvo consecuencias funestas. El 7 de enero de 2014, cuando estaban boteando, bloqueando el paso a los vehículos sobre la carretera Acapulco-Zihuatanejo, un tráiler no se detuvo y atropelló a cinco de ellos, dos de los cuales murieron.

Para trasladarse a los lugares donde boteaban y extraían combustible, los normalistas utilizaban autobuses que quitan a las empresas de transporte. Sobre estas prácticas, los normalistas tenían dos reglas básicas, la primera era que, estuvieran donde estuvieran, a las 18:00 horas se retiraban del lugar, y la otra era que nunca entraban a la ciudad de Iguala. Estas dos reglas, que siempre cumplieron, las rompieron el 26 de septiembre de 2014, con consecuencias funestas: cinco personas muertas, 25 heridos y 43 desaparecidos.

– Rolando Aguilar

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

EN LAS REDES