Oaxaca de Juárez, Oax. | |

“Regáleme una monedita para que pueda almorzar algo…”

..

Más de Ciudad

“Regáleme una monedita para que pueda almorzar algo…” (Especial)

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)  en México la población mayor de 60 años supera los 10 millones de habitantes y en Oaxaca según la Encuesta Intercensal, en el 2015 había 129 mil 228 adultos de 60 a 64 años, 106 mil 350 de 65 a 69 años, 87 mil 396 de 70 a 74 años y 149 mil 757 de 75 y más, siendo más mujeres que hombres.

Del total, el 70% puede comer, trabajar, bañarse, trasladarse o desempeñar alguna actividad, sin embargo, la mayoría depende económicamente del apoyo familiar o de la comunidad, sólo el 25%  cuenta con una pensión económica.

A propósito del Día Nacional del Adulto Mayor, que se conmemoró ayer 28 de agosto, de este 75 por ciento dependiente podemos hablar de muchos casos, de los que vemos afuera de algún templo pidiendo limosna o de quienes venden, para sobrevivir, todos los días por el Centro Histórico, dulces o artesanías pese a que ya no pueden caminar ni ver bien.

Es el caso de Don Gil, artesano de 79 años de Santa Ana del Valle, quien desde las cuatro de la mañana sale de su hogar para llegar a la capital oaxaqueña a vender durante casi todo el día los tapetitos que sus nietos le tejen para seguir siendo de alguna forma independiente.

“Ya no veo bien y mis pies ya no me dejan caminar pero tengo que vender, si no quiere comprarme un tapetito regáleme una monedita para que yo pueda almorzar algo, pues no he vendido nada”, pide Don Gil a esta reportera, casi a la una de la tarde.

Don Gil forma parte del gran porcentaje que de los más de 10 millones de personas mayores que viven en el país siguen trabajando aunque su condición física ya no le permita mucho hacerlo.

Está el caso también de la señora Irene, así la conocen, quien  a sus más de 80 años viaja desde una comunidad mixteca hasta la ciudad de Oaxaca para vender tenates de palma.

O de Doña Lucrecia quien camina diariamente para recolectar latas para venderlas, y contribuir así a la economía de su familia y al cuidado del medio ambiente.

En un recorrido por esta capital, es visible la amplia cantidad de adultos mayores que  trabajan en lo que pueden pero no viven en dignas.

El día del abuelo es también un recordatorio. En México y Oaxaca, los adultos mayores sufren pobreza, olvido, abandono, desempleo y falta de una cobertura integral de salud.

No obstante, en junio de 2015, la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó por unanimidad, la Convención Interamericana para la Protección de los Derechos de las Personas Mayores, primer instrumento jurídico específico en la materia para promover, proteger y asegurar el reconocimiento y pleno goce y ejercicio, en condiciones de igualdad, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de ese sector.

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

EN LAS REDES