Oaxaca de Juárez, Oax. | |

Rumbo al 2018: El debate a debate

..

Más de Regiones

debate-presidencial
Rumbo al 2018: El debate a debate (Especial)

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

Sin cambios sustanciales, los encuentros entre candidatos carecerán nuevamente de relevancia en las elecciones presidenciales

Jaime GUERRERO

Hace 22 años (1994) fue el primer debate que se organizó en el país para una elección presidencial. En ese entonces los contendientes fueron Cuauhtémoc Cárdenas, Ernesto Zedillo y Diego Fernández.

A la fecha los debates organizados por los órganos electorales, entre ellos los de Oaxaca, han sido calificados como acartonados, aburridos y carentes de un debate profundo entre los aspirantes a cargos de elección popular.

El vocal ejecutivo del Instituto Nacional Electoral (INE) en Oaxaca, Edgar Humberto Arias Alba, dijo que es complicado hacer un debate con muchas “personas”, porque la ley electoral establece que deben darse condiciones de equidad y las reglas se construyen a partir de lo que aceptan o no, los propios partidos y sus candidatos, “por eso hemos tenido esos resultados no tan atractivos en México”.

El reto de cara al 2018 es innovar y pese al multipartidismo, es posible un formato más atractivo con debate profundo.

En el caso de Estados Unidos, los debatientes son solo dos, los candidatos de los partidos más grandes: el Demócrata y el Republicano. Actualmente se conoce solo a dos candidatos, Hillary Clinton y Donald Trump, aun cuando hay dos más. El debate entre Clinton y Trump puso en el centro del debate la innovación de éstos ejercicios de retroalimentación política en los procesos electorales, para que el electorado conozca las propuestas y alcances de los candidatos a elección popular.

En México se establecieron los debates en la reforma electoral del 2007. El primer ejercicio de debate presidencial tutelado por el INE fue el del pasado 2012, protagonizado por el hoy presidente Enrique Peña Nieto (PRI); Josefina Vázquez Mota (PAN); Andrés Manuel López Obrador (PRD) y Gabriel Quadri (Panal).

En Oaxaca, el primer debate organizado por las autoridades electorales, fue el del pasado proceso electoral del 5 de junio, cuando se vieron las caras Alejandro Murat Hinojosa, hoy gobernador electo; José Antonio Estefan Garfias, candidato del PAN-PRD; Benjamín Robles Montoya, del PT; Manuel Pérez Morales; del PSD, Salomón Jara Cruz; Joaquín Ruiz Salazar, del PRS; y Francisco Javier Jiménez, del PUP.

Es posible

innovar

Frente a los aburridos y acartonados debates, el titular del INE en Oaxaca destacó que existe mucho por ir evolucionando en materia de debates. Y es que la ley electoral establece que deben debatir los candidatos a la presidencia del país.

En el ámbito local, deja a las legislaciones locales la forma y términos en que regularan la posibilidad de que se celebren debates entre candidatos a gobernador, diputados locales y ediles; y serán los órganos electorales locales los que determinen la organización.

Sin embargo, el titular del INE concedió que “es muy complicado hacer un debate que no puede durar más allá de una hora y media o dos horas con muchas personas”, anotó.

Citó como ejemplo que en el pasado proceso gubernamental en Oaxaca hubo siete candidatos y pese a que hubo dos coaliciones, fueron 12 partidos políticos en contienda.

Arias Alba indicó que la ley electoral establece que deben darse condiciones de equidad, por tanto no hay forma de excluir a algún candidato e invitar a debatir a solo a los dos principales. “Debe de invitarse a todos. Es un problema que llega por falta de cultura de debate”, apuntó.

Agregó que no reglas mínimas por tanto los formatos de cada debate se construyen para cada proceso electoral por una comisión del INE.

“Se construye a partir de las condiciones que aceptan o no los propios partidos y sus candidatos. Finalmente no hay la posibilidad de que la autoridad imponga un modelo de debates”, advirtió.

Pese a un abanico de posibilidades, al final los debates se hacen con las reglas que aceptan todos los participantes, “por eso hemos tenido esos resultados no tan atractivos en México”, admitió.

Aclaró que el multipartidismo, impide la celebración de debates más dinámicos y puntualizó que el número de partidos que hay en el país obedece a que la gente vota por esas opciones. “Si la gente no votara por ellos simplemente perderían el registro”, dijo.

Para Arias Alba hay posibilidades de realizar formatos dinámicos, entre ellos, poner cara cara a dos candidatos (previo sorteo), para que debatan por 10 minutos; debate con candidatos punteros (de acuerdo con encuestas) para que se vean en un cara a cara”, y otro formato donde se integren todos, porque se debe garantizar la equidad, previo consenso con partidos.

Otro elemento, destacó, es la participación de la sociedad civil organizada, medios de comunicación o sectores académicos y empresariales, que pueden organizar debates, como los que organizan en Estados Unidos y sus candidatos, con el apoyo de los medios de comunicación.

No obstante, el titular del INE admitió que la sobrerregulación respecto a tiempos de propaganda en los medios de comunicación limita a éstos para no meterse en problemas por organizar debates.

No obstante, aclaró que los medios de comunicación pueden organizar debates. “No hay ninguna restricción para realizar debates”, aclaró.

Arias Alba reveló que cuando un medio de comunicación logra concertar un debate entre candidatos, el cual se puede hacer solo con dos candidatos (los punteros), invitar a más o de acuerdo al formato que al medio le sea atractivo o le interese, puede obtener beneficios en los tiempos oficiales.

“Pueden solicitar que se les exente del pautado de los spots de los partidos y campañas”, destacó.

De acuerdo al titular del INE en Oaxaca, “los medios de comunicación no han acabado de aceptar las reglas que les impiden comprar comerciales para propósitos electorales”.

Para el vocal ejecutivo del INE es posible generar nuevos esquemas de debates, plasmando los lineamientos en las reglas electorales, obligando a los candidatos a debatir y que la autoridad electoral delinee los formatos, a partir de expertos en comunicación política, medios de comunicación y universidades.

La otra ruta pueden ser los medios de comunicación, que propicien la participación de los candidatos a cargos de elección popular en esos ejercicios de retroalimentación política porque cuando se hacen bien, tienen un profundo impacto en las campañas y en la definición de las preferencias electorales.

Del mismo modo, la cultura política de la ciudadanía debe de ser más proactiva, porque existe un déficit muy evidente.

Arias Alba criticó que se acuse a los partidos y sus candidatos de la compra y coacción del voto, pero del otro lado están los ciudadanos que reciben las prebendas y comprometen su voto a cambio de despensas o dinero.

“Si hubiera una ciudadanía que defendiera su dignidad y rechazara esos fenómenos de corrupción política no tendríamos este problema. Habrá quienes digan que la necesidad es mucha y agarran lo que les dan, pero si concordáramos con esa situación diríamos que no puede haber democracia en países pobres o con problemas de desigualdad y desarrollo. Hoy en día hay países en Latinoamérica con problemas similares o más agudos que México y estos fenómenos no son el pan de cada día.

Por lo pronto, de cara a las elecciones presidenciales del 2018, el INE aprobó un nuevo plan de trabajo para el fomento de la cultura cívica que pueda incidir con el apoyo de múltiples instituciones, universidades, organismos de la sociedad, para construir en corto y largo plazo una estructura ciudadana que respalde el modelo democrático.

Ese plan, parte reconociendo que hay un gran problema de déficit democrático entre la población que se expresa de múltiples formas, no solamente el fenómeno de la compra y coacción del voto, sino la apatía ciudadana, el abstencionismo en las elecciones. No hay un seguimiento del desempeño de los gobernantes. No hay exigencia mucho más clara para combatir la corrupción y exigir la eficiencia de los servicios públicos.

Debates

Con la reforma electoral del 2014, se señalan los términos para realizar los dos debates obligatorios entre candidatos a la Presidencia de la República organizados por las autoridades electorales y se establece que los concesionarios de uso comercial de medios de comunicación estarán obligados a transmitirlos.

Además, la reforma establece nuevas modalidades de debates electorales:

El INE procurará organizar debates para candidatos a senadores y diputados.

Los organismos públicos loales electorales podrán organizar debates entre candidatos a gobernador, legisladores de las entidades y ayuntamientos, si así lo determinan las constituciones y leyes locales.

Los medios de comunicación podrán organizar libremente debates entre los candidatos, siempre que se garanticen condiciones de equidad en el formato.

“Esto contribuirá a mejorar la calidad de la democracia, pues los debates son ejercicios que permiten conocer mejor las propuestas de los candidatos en torno a las problemáticas que enfrenta la ciudadanía”.

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

EN LAS REDES