Oaxaca de Juárez, Oax. | |

Zenzontepec y Amoltepec, un foco rojo agrario reactivado

..

Más de CiudadImpreso

amoltepec
Zenzontepec y Amoltepec, un foco rojo agrario reactivado (Especial)

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

El conflicto intercomunitario ha crecido tras ser suspendido un acuerdo de paz que duró hasta 2009

Luego  de  dos  meses  de  ser  recluido  en  el  penal  de  Santa  María  Ixcotel  por  el  delito  de  homicidio, el 18 de marzo de 2015 la LXII Legislatura suspendió el mandato del presidente municipal de Santiago Amoltepec, Apolinar Roque Torres, y ordenó al Cabildo, designe a Máximo Jirón Hernández, suplente, como presidente municipal interino. En  el  dictamen  avalado  por  29 votos  del  pleno  y  presentado  por la  Comisión  de  Gobernación,  se  determinó que  es  causa  grave  el  delito  que  cometió  Roque  Torres  y también  ordenó  el  inicio  de  procedimiento  de revocación de mandato  al cargo de presidente municipal. Roque  Torres  fue  aprehendido  por  elementos  de  la  Agencia  Estatal  de  Investigaciones  (AEI)  la  tarde del 19 de enero de 2015, al contar con una orden de aprehensión en el expediente penal 261/2014 por el delito de homicidio calificado con ventaja y alevosía en agravio de un menor de edad que en vida respondió al nombre de Juventino Pérez Velasco.

CARLOS ALBERTO TORRES

El presidente magistrado del Tribunal Unitario Agrario, en Oaxaca, Luis Modesto Ponce de León Armenta, señaló que en muchos de los conflictos limítrofes intercomunitarios del estado pese a que existe una sentencia judicial ésta no es aceptada por una de las dos partes. Un ejemplo, dijo, es el que viven Santa Cruz Zenzontepec y Santiago Amoltepec, el cual se reavivó en 2009 y hoy es uno de los seis focos rojos dados a conocer el pasado 29 de septiembre por el Gobierno del Estado.

La muerte de tres comuneros encendió la chispa de un problema limítrofe subsanado. Santa Cruz Zenzontepec, Santiago Amoltepec, San Mateo Yucuntidoó, Santiago Textitlán y Santa María Zaniza, que se disputaban alrededor de tres mil hectáreas, revivieron un antiguo enfrentamiento paz.

La paz duró hasta el 9 de mayo del 2009, cuando el entonces síndico municipal de Amoltepec, Luciano Torres Roque, denunció que uno de los comuneros de su localidad, Bernardo Santiago, fue asesinado en una emboscada en los límites con Santa Cruz Zenzontepec, cuando el ejidatario intentaba sofocar un incendio forestal, junto a Venancio Mejía y Rogelio Noyola quienes resultaron también heridos y que horas más tarde fallecieron tras ser trasladados al Hospital Civil Aurelio Valdivieso.

Ante estos hechos el edil indicó que los tres comuneros asesinados fueron emboscados por un grupo paramilitar del pueblo vecino y el entonces diputado local Heraclio Juárez. Al respecto la autoridad municipal de Zenzontepec, Antonio Merino Mejía, negó el incidente y apuntó a los habitantes de Amoltepec de generar violencia en la zona, pues días antes dos personas más habían sido asesinadas en la comunidad de San Mateo Yucuntidoó.

El 7 de julio del 2010, la titular de la Secretaría de Asuntos Indígenas del gobierno de Ulises Ruiz Ortiz, Lilia Mendoza Cruz, hizo un recorrido por la zona en disputa y se realizó una reunión con las autoridades para buscar la conciliación.

Meses después, el 13 de enero del 2011 en la agencia de San Martín Mexicápam, un grupo armado a bordo de una camioneta mató al presidente municipal electo de Amoltepec, Luis Jiménez Mata, a días de que tomara posesión de su cargo. Familiares de la víctima acusaron al entonces edil, quien, suponían, pretendía evitar una auditoría a su administración.

Al respecto el actual Gobierno del Estado a través de la vocera, María de los Ángeles Abad Santibáñez, se comprometió a dar seguimiento al caso.

El 26 de junio pasado se informó que el ex presidente municipal de Santiago Amoltepec, Pedro Luis Jiménez Hernández, fue sentenciado a cumplir una pena de 27 años de prisión, al ser encontrado culpable del homicidio calificado de Juan Bautista López Caballero.

La resolución fue dictada por el Tribunal de Juicio Oral de Asunción Nochixtlán dentro de la causa penal 39/2014. La información fue dada a conocer por el Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas, A. C. (Cedhapi)

El 3 de octubre de 2012, Santiago Amoltepec y Santa María Textitlán acordaron retirar el bloqueo carretero que permanecía en esta comunidad. Sin embargo el conflicto social con Zenzontepec continúa.

Doce días después, el entonces secretario general de Gobierno (Segego), Jesús Martínez Álvarez, organizó una  reunión en la que estuvieron presentes el subsecretario de Asuntos Indígenas, Hugo Aguilar Ortiz; el presidente de la Junta de Conciliación Agraria, Carlos Moreno Derbez; y el coordinador en Oaxaca del Programa de Atención a Conflictos Sociales en el Medio Rural (Cosomer) de la Secretaría de la Reforma Agraria, José Vásquez; el delegado en Oaxaca de la Secretaría de la Reforma Agraria (SRA), Mauricio Gijón Sernas; el presidente municipal de Santiago Amoltepec y Pedro Luis Jiménez Hernández, donde se propuso la delimitación del área en disputa y se acordó la no utilización de los predios para la producción agrícola, con la finalidad de poner fin a este problema.

En esa ocasión Gijón Sernas informó que se propuso a Zenzontepec ceder el predio en conflicto a cambio ser beneficiados con una aportación económica subsidiada por el programa Cosumer; las autoridades municipales informaron que la asamblea rechazó la oferta.

El 20 de septiembre de ese mismo año medios locales acusaron al secretario de Asuntos Indígenas, Adelfo Regino Montes, y al entonces diputado del Partido del Trabajo (PT), Flavio Sosa Villavicencio, de asesorar a los comuneros de Amoltepec.

A pesar de que tras la visita un año atrás de funcionarios de los gobiernos federales y locales se logró una calma entre las dos comunidades, el 24 de diciembre el presidente municipal en turno Francisco Palacios Merino señaló que si bien existía un convenio éste no había solucionado el conflicto pues la propiedad de las tierras no estaba aclarada y advirtió un posible enfrentamiento.

Pasaron cinco meses para que estas comunidades volvieran a dar de qué hablar, el 13 de mayo en diarios locales la noticia de un nuevo atentado ocupó los titulares, el presidente elegido tras el asesinato de Jiménez Mata fue emboscado en el predio Las Trancas por un grupo de personas desconocidas, lo que originó que el conflicto social se agudizara.

Un mes más tarde el presidente municipal de Amoltepec, a través de un comunicado, acusó al dirigente de Comuna de generar violencia entre Amoltepec y Yucutindoó. También acusó a Efraín Solano Alinares y César Mateos por los actos de desestabilización.

En el mismo documento el autor señaló que días antes en la comunidad se registró una agresión contra un comunero, Cipriano Yesca Martínez, quien se encontraba laborando en su parcela.

Seis meses después Jiménez Hernández fue detenido por elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) en las inmediaciones del aeropuerto de la ciudad, acusado como probable responsable del delito de tentativa de homicidio en contra del ex presidente municipal, Lorenzo Santos Torres. Siete días después el edil se declaró preso político.

Tras su aprehensión, el edil explicó que cada que se iba a lograr un acuerdo político, el integrante de la APPO y ex legislador impedía que éste se llevara a cabo, en esa ocasión los señalamientos incluyeron a dos personajes más, la contralora Perla Woolrich Fernández y el encargado de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz de la Arquidiócesis Oaxaca, Wilfrido Mayrén, el padre “Uvi”.

La oportunidad de volver a estar en paz se volvió a presentar el 6 de febrero del 2013, siendo el subsecretario de Agronegocios de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Forestal, Pesca y Acuacultura (Sedafpa), Emigdio López Avendaño, encargado de signar el convenio entre las dos comunidades, otorgó la construcción de dos ollas de captación de agua la cual tuvo una presupuesto de 750 mil pesos para potenciar la producción de maíz en las dos zonas.

Pasaron dos años en los que los habitantes de estas comunidades mantuvieron la paz, siendo hasta el 6 de enero cuando el presidente actual de Santiago Amoltepec, Máximo Girón Hernández, apuntó al dirigente de Comuna, Flavio Sosa, de incentivar el conflicto, esta vez con la comunidad de Yucutindoó.

Hasta el pasado 19 de agosto las autoridades continuaban en mesas de diálogo para finiquitar este conflicto agrario, sin embargo no había acuerdos.

.Share on FacebookTweet about this on Twitter

EN LAS REDES